+34 618 474 796 info@belosilvaabogados.com

¿Cuáles son los agravantes del derecho penal? Las circunstancias modificativas son elementos circunstanciales y no esenciales, por tanto inciden en la modificación de la responsabilidad criminal. La responsabilidad criminal se mide en sus consecuencias, que es la pena. Sus circunstancias lo que hacen es modificar el nivel, la gravedad de la pena. Esto nos lleva a que es necesario explicar cómo es el modelo de determinación y de individualización de la pena en el sistema penal español. Podemos decir que en el Código Penal (CP) español hay básicamente tres niveles sucesivos para llegar a la individualización de la pena.

alt-agravantes

El tercer nivel es ya la pena individualizada judicialmente. Esta permite aquilatar más esta pena legal concreta en base a las circunstancias modificativas, o sea, en base a la concurrencia o no concurrencia de agravantes y atenuantes.

En general, partiendo del marco penal abstracto, cuando se aplican estas reglas, podemos salirnos y de hecho casi siempre ocurre, de este marco penal abstracto, porque si el delito de hurto establece un marco penal abstracto de entre 1 año y 3 años de prisión, la aplicación de estas reglas, del itercriminis, autoría y participación… nos va a hacer salir de ese marco. Si el autor ha cometido un delito en grado de tentativa la pena será diferente. En cambio, cuando aplicamos el tercer criterio, nos vamos a mover ya en general dentro del marco concreto que hayamos elegido.

Dos cuestiones importantes que debemos conocer para manejarnos con las circunstancias:

  1. Principio de inherencia: lo que significa este principio es que no podrán apreciarse como circunstancias, ni agravantes ni atenuantes aquellos elementos del hecho delictivo que el legislador ya haya tenido presentes a la hora de tipificar el delito, o lo que es lo mismo, lo que forma parte del tipo del delito y por tanto es inherente a él no puede ser al mismo tiempo apreciado como circunstancia, es decir, como circunstancial. Si coincide como una circunstancia no puede considerarse como que existe una circunstancia, ni como un elemento del delito. Este principio está recogido en el art 77 del Código Penal.

Los elementos de los delitos del principio de inherencia no puede ser al mismo tiempo un elemento de agravación, o una circunstancia agravante. (Un delito de prevaricación o de cohecho, no puede aplicarse las circunstancias agravantes, estos delitos solo pueden aplicarse a los políticos o los funcionarios políticos)

  1. Otro principio, es el que afecta a su propia naturaleza, Naturaleza de las circunstancias: diferencias entre las circunstancias personales o subjetivas y circunstancias materiales u objetivas. Esta diferenciación establecida en el art 65 CP, nos dice los efectos a la hora de ser estimadas o a la hora de ser desestimadas.

Las circunstancias agravantes están en el artículo 22 CP:

  1. Ejecutar el hecho con alevosía:cuando se comete cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, formas…

No solo se formula, sino que se define en sus términos.

Cualquiera de los delitos contra las personas, que son (no hay un título de delitos contra las personas) los delitos contra la vida y contra la integridad física, como las lesiones, el homicidio, etc.

La alevosía exige el empleo en la ejecución, es una circunstancia claramente objetiva y material, no solo se aplica al que realiza el hecho, sino a quien conoce que se va a realizar el hecho en esas circunstancias. Hay tres clases de alevosía:
  • A Alevosía proditorio o de traición: es el ataque a traición, el utilizar un modus operandi que no permitan la defensa de la víctima porque lo atacamos a traición por la espalda.
  • B Alevosía sorpresiva: es el ataque no a traición, pero absolutamente sorpresivo, inopinado, es imprevisible, no da tiempo de reacción.
  • C Alevosía por desvalimiento: upuestos en los que la víctima está en una situación tal que no puede defenderse, que tiene una incapacidad propia para la defensa, como estar dormido, o tener muy corta edad. En esta el sujeto o utiliza medios, modos o formas para asegurar el hecho, sino que se aprovecha de las circunstancias.
  1. Ejecutar el hecho mediante disfraz.
Nuevamente tenemos varias circunstancias:
  • Uso de disfraz:es utilizar cualquier medio que consiga o tenga por finalidad ocultar o dificultar su identificación, bien a través de la ocultación del rostro, o a través de cualquier otro modo que desfigure su imagen, obviamente el disfraz requiere que sea empleado con la finalidad de dificultar la identificación del sujeto que comete el delito y que objetivamente sea idóneo para ello, lo que no significa que no permita que llegue a identificarse, no es aplicable en supuestos en los que es inherente al delito.
  • Abuso de superioridad:es una especie de alevosía menor, es el abusón, utilizar un arma puede serlo, utilizar un vehículo para tropellar a alguien es abuso de superioridad.
  • Aprovechamiento de las circunstancias de tiempo y lugar: era lo que antes se denominaba como la nocturnidad y descampado, ahora se utiliza una fórmula más generosa que es el aprovechamiento de las circunstancias de tiempo y lugar, el lugar se suele referir al aprovechamiento de los espacios cerrados.
  • Auxilio de otras personas que debiliten:no se requiere que sea una pluralidad de personas, ni que estén armadas, que contribuyan por ejemplo a evitar que la víctima pueda resistirse al ataque, o que contribuyan a la intimidación de la víctima.
  1. El precio, recompensa o promesa: Las reglas para la aplicación de la pena cuando concurren circunstancias (consecuencias jurídicas del delito).

Por lo tanto, según el Código Penal, serán agravantes de un delito: la alevosía, el disfraz o el precio, recompensa o promesa.

alt-agravantes código penal