+34 618 474 796 info@belosilvaabogados.com

Delitos societarios

 

Dentro del Código Penal podemos encontrar tipificados como delitos contra el  honor la calumnia y la injuria. En este mismo grupo, corresponde a la injuria la expresión o acción que daña la dignidad de otro individuo, perjudicando su popularidad o transgrediendo contra su propia importancia. En los delitos contra el Honor, podemos definir la calumnia como la incriminación de un delito sabiendo la falsedad del mismo o despreciando la veracidad del mismo.

Asimismo, comete un delito de calumnia el individuo que incrimina a otro el hecho de haber realizado un delito sabiendo que tal afirmación es falsa.

En este caso tanto la persona a la que se le imputa la comisión como el delito han de estar  claramente definidos.

En el caso en el que el investigado de un supuesto delito de calumnia consiga atestiguar que los hechos que le acusan al individuo aparentemente calumniado son veraces, no tendrá que hacer frente a ninguna responsabilidad penal.

Acudiendo al castigo que conlleva este delito de calumnia tiene una multa de 4 a 10 meses.

Para el siguiente ejemplo, pongamos que  la calumnia se divulga a través de diferente publicidad, es decir, por medio de la radio, imprenta, o análogo, la pena será de prisión de 6 meses a 2 años, o de multa de 6 a 24 meses.

En cuanto al ejemplo referido en el anterior párrafo, cabe mención que el responsable civil será la persona jurídica o física dueña del medio a través del cual se divulgase la calumnia.

Además del castigo señalado, para el caso en el que el responsable del delito recibiera o le prometieran alguna recompensa, llevará consigo la pena de inhabilitación por un espacio de 6 meses a 2 años.

Por otro lado, la injuria corresponde con aquello expresado que daña la dignidad de un individuo  lastimando su reputación o transgrediendo contra su propio apego.

Por ejemplo acusar de unos hechos, exponer valoraciones sobre alguien, etc.…

Exclusivamente, las injurias razonadas socialmente de representación grave son constitutivas de delito.

De esta forma, hay que tener en cuenta que el delito de injurias tiene un carácter muy subjetivo y circunstancial en el que tiene especial importancia la intención del que las emite, y consecuentemente, al lugar, tiempo y situación en el que lo lleva a cabo.

En cuanto al castigo referente a este delito de injurias se impondrá una pena de multa de 3 a 6 meses y las llevadas a cabo a través de diferentes medios ya sea radio, imprenta o análoga, corresponderá una multa de 6 a 14 meses.

Para el caso anteriormente citado, en el que el responsable de la injuria le pactasen con el o le prometiesen recibir una prima por llevar a cabo el delito, podrá llevar además aparejado a la pena una inhabilitación para el ejercicio de su cargo público, profesión u oficio por un espacio que media entre 6 y 2 años.

El investigado quedará libre de toda responsabilidad penal en el caso de que acredite que sus declaraciones son positivas.

 

Dentro del Código Penal podemos encontrar tipificados como delitos contra el  honor la calumnia y la injuria. En este mismo grupo, corresponde a la injuria la expresión o acción que daña la dignidad de otro individuo, perjudicando su popularidad o transgrediendo contra su propia importancia. En los delitos contra el Honor, podemos definir la calumnia como la incriminación de un delito sabiendo la falsedad del mismo o despreciando la veracidad del mismo.

Asimismo, comete un delito de calumnia el individuo que incrimina a otro el hecho de haber realizado un delito sabiendo que tal afirmación es falsa.

En este caso tanto la persona a la que se le imputa la comisión como el delito han de estar  claramente definidos.

En el caso en el que el investigado de un supuesto delito de calumnia consiga atestiguar que los hechos que le acusan al individuo aparentemente calumniado son veraces, no tendrá que hacer frente a ninguna responsabilidad penal.

Acudiendo al castigo que conlleva este delito de calumnia tiene una multa de 4 a 10 meses.

Para el siguiente ejemplo, pongamos que  la calumnia se divulga a través de diferente publicidad, es decir, por medio de la radio, imprenta, o análogo, la pena será de prisión de 6 meses a 2 años, o de multa de 6 a 24 meses.

En cuanto al ejemplo referido en el anterior párrafo, cabe mención que el responsable civil será la persona jurídica o física dueña del medio a través del cual se divulgase la calumnia.

Además del castigo señalado, para el caso en el que el responsable del delito recibiera o le prometieran alguna recompensa, llevará consigo la pena de inhabilitación por un espacio de 6 meses a 2 años.

Por otro lado, la injuria corresponde con aquello expresado que daña la dignidad de un individuo  lastimando su reputación o transgrediendo contra su propio apego.

Por ejemplo acusar de unos hechos, exponer valoraciones sobre alguien, etc.…

Exclusivamente, las injurias razonadas socialmente de representación grave son constitutivas de delito.

De esta forma, hay que tener en cuenta que el delito de injurias tiene un carácter muy subjetivo y circunstancial en el que tiene especial importancia la intención del que las emite, y consecuentemente, al lugar, tiempo y situación en el que lo lleva a cabo.

En cuanto al castigo referente a este delito de injurias se impondrá una pena de multa de 3 a 6 meses y las llevadas a cabo a través de diferentes medios ya sea radio, imprenta o análoga, corresponderá una multa de 6 a 14 meses.

Para el caso anteriormente citado, en el que el responsable de la injuria le pactasen con el o le prometiesen recibir una prima por llevar a cabo el delito, podrá llevar además aparejado a la pena una inhabilitación para el ejercicio de su cargo público, profesión u oficio por un espacio que media entre 6 y 2 años.

El investigado quedará libre de toda responsabilidad penal en el caso de que acredite que sus declaraciones son positivas.

 

Dentro del Código Penal podemos encontrar tipificados como delitos contra el  honor la calumnia y la injuria. En este mismo grupo, corresponde a la injuria la expresión o acción que daña la dignidad de otro individuo, perjudicando su popularidad o transgrediendo contra su propia importancia. En los delitos contra el Honor, podemos definir la calumnia como la incriminación de un delito sabiendo la falsedad del mismo o despreciando la veracidad del mismo.

Asimismo, comete un delito de calumnia el individuo que incrimina a otro el hecho de haber realizado un delito sabiendo que tal afirmación es falsa.

En este caso tanto la persona a la que se le imputa la comisión como el delito han de estar  claramente definidos.

En el caso en el que el investigado de un supuesto delito de calumnia consiga atestiguar que los hechos que le acusan al individuo aparentemente calumniado son veraces, no tendrá que hacer frente a ninguna responsabilidad penal.

Acudiendo al castigo que conlleva este delito de calumnia tiene una multa de 4 a 10 meses.

Para el siguiente ejemplo, pongamos que  la calumnia se divulga a través de diferente publicidad, es decir, por medio de la radio, imprenta, o análogo, la pena será de prisión de 6 meses a 2 años, o de multa de 6 a 24 meses.

En cuanto al ejemplo referido en el anterior párrafo, cabe mención que el responsable civil será la persona jurídica o física dueña del medio a través del cual se divulgase la calumnia.

Además del castigo señalado, para el caso en el que el responsable del delito recibiera o le prometieran alguna recompensa, llevará consigo la pena de inhabilitación por un espacio de 6 meses a 2 años.

Por otro lado, la injuria corresponde con aquello expresado que daña la dignidad de un individuo  lastimando su reputación o transgrediendo contra su propio apego.

Por ejemplo acusar de unos hechos, exponer valoraciones sobre alguien, etc.…

Exclusivamente, las injurias razonadas socialmente de representación grave son constitutivas de delito.

De esta forma, hay que tener en cuenta que el delito de injurias tiene un carácter muy subjetivo y circunstancial en el que tiene especial importancia la intención del que las emite, y consecuentemente, al lugar, tiempo y situación en el que lo lleva a cabo.

En cuanto al castigo referente a este delito de injurias se impondrá una pena de multa de 3 a 6 meses y las llevadas a cabo a través de diferentes medios ya sea radio, imprenta o análoga, corresponderá una multa de 6 a 14 meses.

Para el caso anteriormente citado, en el que el responsable de la injuria le pactasen con el o le prometiesen recibir una prima por llevar a cabo el delito, podrá llevar además aparejado a la pena una inhabilitación para el ejercicio de su cargo público, profesión u oficio por un espacio que media entre 6 y 2 años.

El investigado quedará libre de toda responsabilidad penal en el caso de que acredite que sus declaraciones son positivas.

 

Delitos Societarios

Un abogado de delitos societarios se ocupa de aquellas infidelidades y abusos de poder producidos por los diferentes administradores de aquellas sociedades que, para la realización de su cometido, participan de modo permanente en el mercado, perjudicando a la sociedad, de sus socios o de terceros. Entre estos delitos se incluyen las falsedades societarias, la infidelidad de los órganos societarios, la oposición al control administrativo, o la administración desleal.

La legislación de este grupo de delitos intenta proteger la correcta administración de las sociedades, y con ello uno de los ámbitos socioeconómicos más importantes del Estado. Este es, pues, el bien jurídico común a todos los tipos penales en esta rama del Derecho, concretándose posteriormente de manera especifica para cada uno de los mismos.

Un ejemplo típico de delito societario sería celebrar la Junta general ocultando información reclamada que afecte a los derechos mínimos y/o esenciales, económicos y políticos propios de los socios. Se trata de derechos como participar en los beneficios, en la cuota de liquidación y suscripción preferente, y derechos políticos como los de información, asistencia y voto en las juntas generales. También sería delito societario impedir a cualquier accionista el obtener, sin retrasos ni costes, los documentos que se van a someter a aprobación en dichas juntas, o el informe de gestión y el de los auditores de cuentas.

No dudes en contactarnos si necesitas un abogado para delitos societarios en Madrid.

 

Necesitas abogado en Madrid

Déjanos tus datos y te llamamos

Acepta para enviar

1 + 5 =

¿Necesitas abogado en Madrid?

¡Déjanos tus datos y te llamamos!

Acepta para enviar

11 + 10 =