+ 34 611 515 373 info@belosilvaabogados.com

Pretendemos en este artículo, encarar de forma sencilla y pragmática el funcionamiento del proceso penal en el ámbito de la Violencia de Género, como guía práctica de información a las partes en dicho proceso e intentar dar luz a las dudas que surgen sobre cómo se van a desarrollar los acontecimientos, qué va a pasar y qué nos podemos encontrar.

Estas dudas suelen ser comunes para todos los intervinientes en el proceso. siendo indiferente que se trate de la mujer que ha sido agredida por su pareja-hombre, del hombre que ha agredido a su pareja-mujer y tiene que enfrentarse a las consecuencias legales de sus actos, y también a los hombres que se enfrentan a un proceso como consecuencia de una denuncia falsa (que también las hay).

El proceso judicial en los casos de violencia de género

Limitando este artículo a los casos de violencia de género explicaremos qué nos podemos encontrar después de la intervención policial, teniendo en cuenta que cada caso tiene sus particularidades y que aun cuando existe una regulación minuciosa de cada procedimiento, además, los propios Juzgados tienen su propia práctica que puede hacer variar levemente el desarrollo de un caso a otro.

Juicio Rápido por violencia de género

El proceso habitual por el que se tramitan la mayoría de las denuncias en los casos de violencia de género es el enjuiciamiento a través del juicio rápido, y por eso es al que nos vamos a limitar en este artículo, pero es importante saber que este procedimiento no es el que se sigue cuando estamos ante un supuesto de maltrato habitual.

Después de personarse la policía en el domicilio por una llamada informando que se está produciendo una agresión o después de la denuncia en comisaría o en el juzgado de guardia, inmediatamente se acordará la detención del presunto agresor, o en los casos de menor gravedad, su citación para declarar.

Estas actuaciones se suelen llevar a cabo en la comisaría o puesto de la Guardia Civil donde la víctima haya puesto la denuncia, procediéndose a elaborar el correspondiente atestado que una vez finalizado se pasará al Juzgado de Violencia sobre la Mujer poniendo también a su disposición al presunto agresor en el caso de que hubiese quedado detenido (no más de 72 horas) durante la investigación policial.

Una vez en el Juzgado, se incoan las diligencias urgentes de enjuiciamiento rápido que tras la práctica de la prueba determinará si procede el sobreseimiento o archivo de la causa (si no hay prueba del delito) o por el contrario procede la continuación del proceso hasta su enjuiciamiento.  También se suele celebrar en este momento la comparecencia procedente si la víctima ha solicitado orden de protección en la que se adoptarán las medidas penales (generalmente encaminadas a garantizar el alejamiento del presunto agresor de la víctima) y medidas civiles (usos del domicilio familiar, guarda y custodia de los hijos, visitas …) Las medidas penales se mantienen hasta que sean sustituidas por las acordadas en la sentencia y las medidas civiles tienen una duración de 30 días plazo que tiene la víctima para presentar demanda civil para mantener o modificar estas medidas).

A pesar de que su descripción en la ley parece dar a entender que se desarrolla como trámites diferenciados, en la práctica se suelen desarrollar en un solo acto una vez que se entra en la Sala de Juzgado. Esto es porque todo proceso penal se divide en fases, sin perjuicio de que dichas fases se realicen en unidad de acto, o se necesiten varios días para llevarlas a cabo.

En consecuencia, se comienza tomando declaración a la víctima, a los testigos y al presunto agresor.

Si de la prueba práctica se considera que no hay indicios de la existencia de un delito el Juez puede acordar el archivo del asunto.

En caso contrario, se dictará la apertura del juicio oral, momento en el que el Ministerio Fiscal y la acusación particular formularán acusación donde explicarán los hechos que consideran probados y pedirán la pena que consideren adecuada para el agresor.

A continuación, se formulará defensa oponiéndose a los hechos y penas pedidas o también puede ocurrir que el agresor reconozca los hechos y se llegue a un acuerdo con la pena solicitada por el Ministerio Fiscal o acusación particular; en el caso de sentencia de conformidad debe tenerse en cuenta que se reduce la pena en 1/3 y aquí termina el procedimiento.

Si no hay archivo ni acuerdo se citará a las partes para la celebración del juicio aproximadamente en el plazo de 15 días momento en el que el Juez dictará sentencia absolutoria o condenatoria.

Es muy importante en todo momento estar asistido por un abogado especializado en violencia de género, que conozca en profundidad la materia y el proceso (por la propia particularidad del mismo) y que además domine el derecho de familia para que pueda asistir al todo el proceso.

whatsapp Belo Silva Abogados